Las reproducciones figurativas de los cielos son una tradición muy antigua. El término "planetario" surgió en la antigüedad para referirse a los modelos que representaban el Sol, la Luna y los planetas más cercanos a la Tierra.

En 2014, Van Cleef & Arpels se puso a trabajar para reducir las dimensiones del planetario, adaptándolas a las de la muñeca. Así nació el reloj Midnight Planétarium, que representa las trayectorias de los planetas del Sistema Solar en una creación de gran complejidad.

 

En 2022, ocho años después de la presentación de su colección Planétarium, Van Cleef & Arpels reinterpreta lo que se ha convertido en un concepto emblemático y presenta un nuevo Extraordinary Object para enriquecer su universo Poetic Astronomy. En 2023, la Maison  presenta una nueva versión del autómata, reinterpretada en una combinación de materiales inédita.

El ballet de los planetas

El autómata Planétarium, distinguido por sus impresionantes dimensiones (50 cm de altura y 66,5 cm de diámetro), presenta el Sol y muchos de los planetas de su sistema visibles desde la Tierra: Mercurio, Venus, la Tierra (acompañada de su satélite, la Luna), Marte, Júpiter y Saturno. Cada cuerpo celeste se mueve a su velocidad de rotación original.

 

Cuando se activa la animación, una estrella fugaz aparece desde una pequeña compuerta y rodea la esfera para indicar las horas. Los planetas se mueven en un verdadero ballet, acompañados por una melodía creada especialmente en colaboración con Michel Tirabosco, músico y concertista suizo. Todos los planetas se mueven en dirección opuesta a su órbita natural, lo que confiere al conjunto una poesía de cuento de hadas.

El savoir-faire relojero al servicio de Poetry of Time

Para reproducir fielmente el movimiento de seis planetas alrededor del Sol, así como sus posiciones en un momento dado, este objeto decorativo emplea un movimiento mecánico de gran complejidad. Está dotado de un módulo de planetario y de una animación bajo demanda que permite reproducir libremente la danza de los astros, desarrollada específicamente para Van Cleef & Arpels.

 

Bajo la caja de cristal del autómata, realizada especialmente para el objeto, una estrella fugaz de oro, diamantes y rubíes Serti Mystérieux indica la hora en una esfera de 24 horas. En la base del objeto se suceden varias ventanas: horas/minutos, día/noche, calendario perpetuo que indica el día, el mes, y el año y, por último, la reserva de marcha. Una pequeña compuerta permite también observar la caja musical del autómata y el carillón.

La magia de los materiales

Para recrear la magia que inspira la contemplación del cielo, Van Cleef & Arpels ha prestado especial atención a la selección y al trabajo de los materiales que, inspirados en la joyería tradicional, combinan piedras preciosas y ornamentales.

 

El Sol presenta un núcleo de diamantes engastados en más de 500 láminas de oro. Cuando el autómata cobra vida, vibra como resultado de un temblor en el mecanismo. Esta técnica de joyería permite que el motivo vibre al menor movimiento, acentuando el brillo de las piedras.

 

Alrededor del sol se disponen diferentes planetas tridimensionales. Mercurio está representado por una piedra lunar, mientras que Venus pone en escena los matices del ágata. La Tierra da protagonismo a una piedra que aparece por primera vez en las creaciones de la Maison: la crisocola. El conocido brillo de la Luna, en órbita alrededor de la Tierra, es evocado por un ópalo. La cornalina presta sus tonos cálidos a Marte. Por último, Júpiter se engalana con un corazón de calcedonia, mientras que Saturno, cuyos anillos mezclan el oro blanco con los zafiros y los diamantes, cuenta con un jaspe.

  • El autómata Planétarium visto desde arriba, autómata Planétarium. Objeto extraordinario, Van Cleef & Arpels
La magia de los materiales
Ajuste del anillo de oro que rodea a Saturno, autómata Planétarium. Objeto extraordinario, Van Cleef & Arpels
Engaste de la estrella fugaz en oro blanco, oro rosa, técnica Serti Mystérieux Traditionnel, diamantes, autómata Planétarium. Objeto extraordinario, Van Cleef & Arpels
Ajuste del anillo de oro que rodea a Saturno, autómata Planétarium. Objeto extraordinario, Van Cleef & Arpels
Realización de trabajos en una pieza de oro amarillo del mecanismo, autómata Planétarium. Objeto extraordinario, Van Cleef & Arpels
Vista del mecanismo desde dentro, autómata Planétarium. Objeto extraordinario, Van Cleef & Arpels
Ensamblaje del módulo de calendario perpetuo, autómata Planétarium. Objeto extraordinario, Van Cleef & Arpels

Una combinación de materiales inédita

En la nueva versión Planétarium, el Sol está decorado con zafiros amarillos, granates espesartinas y diamantes engastados en 500 láminas de oro que le confieren un efecto de profundidad y ligereza.

Nueve discos de cristal de aventurina negra colocados de forma concéntrica en la esfera evocan la inmensidad de los cielos, siete de ellos animados individualmente por el mecanismo.

Los planetas se desplazan a su propio ritmo en un entorno resplandeciente. El conjunto suscita una doble emoción, suspendida entre la inmersión en el universo y la belleza de la artesanía.

  • Primer plano de los planetas del autómata Planétarium. Objeto extraordinario, Van Cleef & Arpels

    Primer plano de los planetas del autómata Planétarium