El autómata Floraison du Nénuphar se inscribe en una serie de piezas inspiradas en la naturaleza y presentadas por la Maison en 2022. Esta nueva creación muestra la apertura de una flor bajo demanda, que deja ver a una mariposa en el interior.

Una escena encantada

Una mariposa, acompañada de una melodía cristalina, se eleva sobre una bóveda de oro amarillo engastada con zafiros amarillos de dos tonos, granates espesartinas y diamantes que deslumbran como el sol desde el centro de una delicada corola.

Sus alas de esmalte plique-à-jour se mueven con realismo sobre una estructura de oro blanco decorada con turquesas y diamantes, batiendo unos segundos cada vez para lograr un ritmo natural. La mariposa vuelve a su lugar en el centro de la flor, que cierra simultánea y delicadamente todos sus pétalos.

Un nenúfar y un tallo atraen la mirada hacia una flor lacada de oro rosa.

  • Autómata Floraison du Nénuphar.  Colección Extraordinary Objects, Van Cleef & Arpels.
Las flores de nenúfar
Colocación de un granate espesartina en un tallo dorado. Colección Extraordinary Objects, Van Cleef & Arpels.
Engaste de un granate espesartina en un tallo dorado. Colección Extraordinary Objects, Van Cleef & Arpels.
Ensamblaje el pistilo, corazón del nenúfar. Colección Extraordinary Objects, Van Cleef & Arpels.

La base del autómata Floraison du Nénuphar, íntegramente esculpida, se compone de dos piezas de mármol griotte y un cuenco de shattuckita, un material formado por silicatos de cobre con tonos que van del azul al verde. Los materiales, cuidadosamente seleccionados por los gemólogos de la Maison, se tallaron y pulieron meticulosamente para revelar su carácter y personalidad.

Para completar la creación, un hada de oro blanco engastada con zafiros azules de tres matices diferentes adorna la base del objeto, donde un anillo giratorio indica la hora.