Vista frontal de las aves, autómata Fontaine aux Oiseaux. Objeto extraordinario, Van Cleef & Arpels

Extraordinary Objects

Autómata Fontaine aux Oiseaux

Esta creación ofrece un doble espectáculo: la animación se activa bajo demanda, mientras que la indicación de la hora retrógrada continúa durante todo el día. En el lado de la base, una pluma se desplaza progresivamente a lo largo de la escala del tiempo.

Un momento de ternura

Al activarlo, el módulo autómata cobra vida para mostrar una escena de gran ternura. El agua de la pequeña pila empieza a agitarse, como si soplase una ligera brisa. Un nenúfar florece lentamente mientras una libélula se eleva en el aire, batiendo sus alas y revoloteando ligeramente. Las aves, situadas en el borde de la pequeña pila, se despiertan haciendo resonar su canto. Levantan la cabeza y mueven las alas para comenzar su exhibición de cortejo. A medida que se acercan, sus patas articuladas se levantan una tras otra en un movimiento sorprendentemente realista. Una vez terminada la escena, la libélula vuelve a su escondite, los pájaros retoman sus posiciones originales y el nenúfar se cierra con gracia.

Las aves

Impulsadas por un movimiento particularmente realista, las aves fueron elaboradas en oro amarillo antes de ser adornadas con piedras de colores brillantes.

 

El macho, reconocible por su cresta que se despliega durante la animación, destaca también por su parte trasera con incrustaciones de lapislázuli, su pecho engastado con una gradación de zafiros azules y violetas, esmeraldas y granates, y sus alas adornadas con zafiros.

 

La hembra es reconocible por su plumaje turquesa y su pecho adornado con los suaves tonos de zafiros violetas y rosas, granates y rubíes. Sus alas, decoradas también con zafiros, reproducen estas delicadas tonalidades.

 

Los detalles sutiles de las alas, los párpados o las patas han podido materializarse gracias a la experiencia mecánica de gran precisión. Cada vibración contribuye a la magia de la escena y sume al espectador en un dulce estado de contemplación.

  • Vista trasera de las aves, oro amarillo, oro blanco, zafiros de color, esmeraldas, granates, diamantes, lapislázuli, turquesa, autómata Fontaine aux Oiseaux. Objeto extraordinario, Van Cleef & Arpels
Las aves
Colocación de la cabeza del ave macho, autómata Fontaine aux Oiseaux. Objeto extraordinario, Van Cleef & Arpels
Fijación del cuerpo del ave macho, autómata Fontaine aux Oiseaux. Objeto extraordinario, Van Cleef & Arpels
Observación del mecanismo del ave macho, autómata Fontaine aux Oiseaux. Objeto extraordinario, Van Cleef & Arpels
Colocación de los elementos de turquesa en la parte trasera del ave hembra, autómata Fontaine aux Oiseaux. Objeto extraordinario, Van Cleef & Arpels

El agua, la libélula y los nenúfares

El agua de la pequeña pila, que proporciona un encantador escenario para el autómata, ondula durante la animación.

 

La danza que abre la animación del objeto, el ascenso en el aire de la pieza, requirió una amplia labor de investigación. Sus dos pares de alas, cada una batiendo a un ritmo diferente, pueden admirarse desde distintos ángulos mientras la figura revolotea.

 

Los etéreos pétalos de las flores de nenúfar tuvieron que ser completamente moldeados a mano antes de ser esmaltados. Cada elemento fue elaborado de la manera más ligera posible para que fuera animado por el mecanismo.

 

Las hojas de los nenúfares también fueron objeto de especial atención. Realizadas cada una a mano, exhiben un trabajo de esmaltado cloisonné, una mezcla de escultura de oro y coloración meticulosa.

La pequeña pila

La base de este objeto con forma de pequeña pila está formada por un cofre de madera cuya parte superior está recubierta con una marquetería de cáscara de huevo. Esta técnica, conocida como Rankaku en Japón, estuvo muy de moda en la época del Art Decó. Se trata de un trabajo muy complejo, ya que cada elemento se coloca a mano en la base. Para conseguir una superficie lisa al combinarse con la técnica de marquetería, se necesitan unas ocho capas de esmalte, cada una de las cuales precisa una larga fase de secado y lijado a mano.

  • Detalles de la base en oro blanco, oro amarillo, laca vegetal, marquetería de cáscara de huevo, ébano, cristal, autómata Fontaine aux Oiseaux. Objeto extraordinario, Van Cleef & Arpels

    Detalles de la base en oro blanco, oro amarillo, laca vegetal, marquetería de cáscara de huevo, ébano, cristal

  • Instalación de la base en la estructura, autómata Fontaine aux Oiseaux. Objeto extraordinario, Van Cleef & Arpels

    Instalación de la base en la estructura

Un trabajo colectivo

Tras diseñar una pieza tan inédita en su historia, Van Cleef & Arpels recurrió a los servicios de una veintena de talleres y de virtuosos especialistas en sus respectivos ámbitos.

 

Captar y articular el movimiento de las aves y dar forma a las alas y las ondas para ofrecer un resultado fino y ligero que el movimiento pueda impulsar… Se plantearon un sinfín de desafíos, que dieron lugar a un proceso constante de investigación.

  • Primer plano de las aves del autómata Fontaine aux Oiseaux. Objeto extraordinario, Van Cleef & Arpels

    Primer plano de las aves del autómata Fontaine aux Oiseaux